Torchio y un pase “estratégico” para poder #SeguirHaciendo

Por: Redacción @TodoProvincial

El deterioro del Frente Para la Victoria pos derrota electoral no deja de tener consecuencia. Está vez es el Jefe comunal de Carlos Casares, Walter Torchio, quien dejaría de pertenecer a las filas de las ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner para incorporarse al staff de Cambiemos. Es el octavo intendente que sumaría al con matriz Kirchnerista. El jefe comunal expresó en el programa”Informativo Síntesis” conducido por Alicia Santos en FM Centro “Vidal me quiere en su espacio, pero no he dicho que sí” y mientras tanto le tiró flores a García De Luca y a otros funcionarios que son parte del gobierno nacional y provincial.

Walter Torchio, había sido uno de los pocos intendentes del FPV que habían “sorteado” el vendaval de sufragios que obtuvo María Eugenia Vidal y Mauricio Macri en la cuarta sección, logrando retener la intendencia con un contundente y abultado resultado. Siempre con el acompañamiento del peronismo.

torchio-garcia-de-luca

Evidentemente, la buena gestión del jefe comunal de Carlos Casares lo mantuvo en su lugar por cuatro años más, pero a la vez lo posicionó en la vereda contraria a los gobiernos nacionales y provinciales que comenzaban a manejar los recursos pos elección en el 2015.

Pasó el primer año, con buena cintura política y una “discreta” llega a las esferas de poder. Walter Torchio de a poco, en el transcurso del año comenzó a alejarse del “Peronismo Kirchnerista” y empezó a vislumbrarse un posible pase “a futuro” al espacio que conduce los destinos de la nación y la provincia en estos tiempos.

Torchio, marido de Andrea Grobocopatel y cuñado de Gustavo Grobocopatel “Rey de la Soja”, tuvo siempre fuertes vínculos y gran llegada al empresariado de gran escala nacional, que hoy son parte del gobierno de Mauricio Macri. Por lo cual, todo indicaba que más temprano que tarde, el jefe comunal de Carlos Casares iba a necesitar de “esos contactos” y terminaría siendo “un aliado” de ellos. No necesariamente poniendosé la camiseta, sino “jugando” disciplinadamente en los momentos oportunos.

Quienes conocen el pago chico, nadie puede negar el crecimiento sostenido que tuvo Carlos Casares en los últimos 4 años de gestión del Frente Para la Victoria, algunos se lo atribuyen a la buena relación que tuvo Torchio con los funcionarios nacionales del gobierno anterior,  como otros se lo asocian “solamente” a la gestión de la ex presidenta y consideran que poco tuvo que ver las relaciones del mandamás con la política nacional. Lo real es que las obras a la ciudad fueron llegando, mientras que en los primeros años del kichnerismo, con el gobierno de Omar Foglia, las obras y los pedidos a la provincia y la nación no eran escuchados.

La realidad indica que Torchio, como se supo siempre en Casares no tiene un arraigo partidario “extremadamente” definido, sino que su concepción se basa en poder obtener los recursos necesarios para que Carlos Casares siga creciendo, como lo viene haciendo en los últimos años. Los gobiernos nacionales y provinciales pueden cambiar, pero la gente en el interior necesita de los recursos de los estados mayores, si eso no sucede, el que se perjudica es el pueblo y parece ser que Walter Torchio lo tiene bien estudiado.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *