El Concejo Deliberante Marplatense anuló el veto de Arroyo y los municipales recuperan los Códigos de Descuento

El intendente había eliminado este beneficio que permitía el acceso al crédito a fines de 2017, pero el Concejo Deliberante lo restituyó a través de una ordenanza en abril. Arroyo recurrió entonces al veto pero los concejales lo anularon durante la sesión de este jueves.

Todo empezó a fines del año pasado cuando el secretario de Economía y Hacienda, Hernán Mourelle, resolvió eliminar los Códigos de Descuento correspondientes a la Caja de Préstamos y a la Proveeduría Sindical de los empleados municipales. El beneficio, que le permitía a los afiliados el acceso al crédito, tenía unos cincuenta años de vigencia y fue restituido a través de una ordenanza el pasado 13 de abril, y contó incluso con el voto positivo de los ediles de Cambiemos.

“Este es un servicio originado en los años sesenta que tiene como objetivo atender las necesidades de los empleados en momentos difíciles, ya sea para pedir créditos o para realizar compras de alimentos, medicamentos o gastos en sepelios”, había explicado oportunamente el secretario adjunto del sindicato municipal, Daniel Zacarías.

Pero el intendente Carlos Arroyo, recurrió al veto de la norma, y la decisión sufrió un nuevo revés también en el recinto, ya que el Concejo Deliberante lo anuló durante la sesión del jueves pasado. La incitativa contó con el respaldo unánime de los bloques opositores y del interbloque oficialista, exceptuado el Arroyismo.

Tras conocerse el resultado de la votación, el secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales, Antonio Girardi agradeció el acompañamiento:  “Queremos hacer un especial agradecimiento a la sensibilidad demostrada por la mayoría de los concejales que, superando los dos tercios, han votado una ordenanza que le devuelve a los municipales los códigos de descuento que tenían”, dijo.

Con esto se cierra un nuevo capítulo de la tensa relación que el intendente Arroyo mantiene con la representación sindical desde que asumió. En ese contexto cabe reseñar que aún el intendente se niega a convocar a las partes a discutir un convenio colectivo para el sector de acuerdo a lo establecido por la ley 14656. El convenio lleva la firma del jefe comunal, pero al momento se niega a instrumentarlo.

Sumado a esto, y en medio de una tensa disputa acaecida también sobre finales del año pasado por sueldos adeudados y una tardía convocatoria a paritarias, el intendente arremetió nuevamente contra la representación sindical con la derogación del decreto 2681/17 referido a la licencia gremial. Con esta medida también debió dar marcha atrás, cuando el sindicato declaró el estado de alerta ante la ilegalidad de la normativa.

En esa oportunidad fue el propio secretario general de la Fesimubo y de la Confederación de Trabajadores Municipales, Rubén García quien salió al cruce y definió la medida como “ilegal”. “Vulnera el derecho a la licencia gremial paga establecida en el marco de la autonomía colectiva, de la voluntad de las partes signatarias de dicho convenio”, aseguró.

 

Escribir un comentario

Ver todos los comentarios

Your e-mail address will not be published. Also other data will not be shared with third person. Required fields marked as *